El 62% de los padres españoles no instala correctamente la sillita del coche 

  • Expertos en seguridad recomiendan siempre colocar al niño mirando hacia atrás, algo que solo sigue el 38% de los padres
  • Existe confusión en el criterio de transición de la silla al cinturón de seguridad: más de la mitad de los padres piensa que depende del peso o edad del niño, siendo la altura la variable a considerar
  • Pese a que el 99% de los padres es consciente de la importancia del uso de los sistemas de retención infantil y hay consenso a la hora de señalar las implicaciones de un sistema mal colocado (92%), existe un gran desconocimiento en relación al uso correcto del dispositivo
  • Según Leopoldo Escobar,  responsable de formación del Grupo BMW en España, “como parte de los programas de formación que imparte la marca, se ayuda a los asesores comerciales a informar y asesorar correctamente a los clientes de los concesionarios sobre la importancia de la correcta colocación y uso de los sistemas de retención infantil”

El 62% de los padres españoles no instala correctamente la silla de coche para niños”, según se desprende de una encuesta elaborada por el instituto de investigación Punto de Fuga para BMW sobre SRI (Sistemas de Retención Infantil). Y es que, a pesar de la recomendación de los expertos en materia de seguridad de colocar siempre al niño mirando hacia atrás, el 34% de los encuestados los sitúan mirando hacia atrás en el asiento del copiloto y hacia delante en el asiento trasero, mientras que el 28% coloca la sillita mirando hacia atrás solo en los primeros meses.

Según Cristina Barroso Hernán, experta en seguridad vial infantil, “los accidentes de tráfico continúan siendo la principal causa de mortalidad infantil y una gran parte se debe a la incorrecta utilización de estos sistemas de seguridad. A día de hoy, un tercio de los de los menores fallecidos en vía interurbana no hacía uso de ningún sistema de SRI, cifra que alcanza el 100% cuando hablamos de vías urbanas”.

¿QUIERES MÁS?

Gestión Smartblog

Justdance y por qué dejamos de bailar

Carbonell y las madres de los estrellas Michelin